domingo, 6 de julio de 2008

Historias que deberían ser siempre secretas

No había visto La Vida secreta de las palabras de Isabel Coixet y lo hice hace unos días. Pienso que no debí. Menos en esta racha de azotamiento voluntario que transito. Dios, qué dolor. Creí que yo sería incapaz de contar ciertas cosas, no sé si sea pudor...o un respeto secreto que me invento; existe el argumento de que ciertas historias de tan horribles deben de ser contadas para evitar que sucedan de nuevo, seguro que es verdad, pero ¿servirá de algo que la gente desayune con atrocidades y pueda evitarlas...o simplemente terminamos acostumbrandonos a saber que pasan?
Recordé la historia de Helio Joao, o Joao Helio (casi olvido su nombre) aparecía a veces en la sobre mesa de algún “churrasco” y siempre era el punto más alto de la interminable lista de anécdotas violentos de Río. A mi me parecía de mal gusto siquiera mencionarlo, no sé porqué. La gente se alarmaba de que pudieran suceder cosas así: un par de adolescentes se hace de armas y se deciden a robar, en el asalto necesitan un auto para huir, el primero que se les cruza estaba ocupado por una familia; una madre y sus dos hijos, los chicos piden que todos salgan rápido. La madre intentó sacarlos, pero Helio su hijo pequeño tenía puesto el cinturon de seguridad, su hermana mayor quiso desabrocharlo sin conseguirlo, los chicos tenían prisa y se suben al coche sin que Helio estiviera fuera todavía, sin que su hermana consieguiera desengancharlo, los adolescentes cerraron la puerta y el niño quedó colgado fuera del auto, enrredado en el cinturón a ras del suelo. Ellos igual arrancaron. Helio ni siquiera había cumplido seis años.


Esta historia debería ser también secreta.

4 comentarios:

maria dijo...

No lo se, Tita. Se supone que la difusión es para información y tomar conciencia, pero como bien lo decís, uno termina por acostumbrarse. Tal vez no del todo, pero muchas atrocidades nos pasan como desapercibidas ya, por la cantidad de veces que las vemos.
Tal vez sea algo parecido a la resignación, a convercernos de que la mayoría de las veces muy poco podemos hacer para evitarlas.
Insisto, no lo sé; pero me gusta mucho tu reflexión.
Contagiosa, que le dicen, porque también me hiciste reparar en ello.
Besos!

maria dijo...

Hola Tita, volví porque estaba por mandar un mail a todos los que se anotaron para jugar al cadáver exquisito y noté que no tengo el tuyo y tampoco aparece en tu perfil. Nada, que estoy avisando que el que quiera puede decidir cuándo escribir, y si no dicen nada, tendré que hacer un sorteo o algo así.
No se, fijate y decime.
Mi mail es:
guaguablog@hotmail.com
Besos, y perdoná que use este lugar pero no sabía de qué otro modo contactarte.

todasjuntas dijo...

Niña, no sabemos nada de ti! Que pasa? Nosotras seguimos planeando....
Por favor escribe algo!!

We Miss You,
Mayra

P.D. Pasate soplar las velitas!!!!!

Desvelada dijo...

Se convierte en cotidiano y nos vuelve insensibles.
Saludos,