sábado, 6 de septiembre de 2008

¿Buenos Aires baila poco?



Una vez más Brasil me entró al cuerpo. Y a diferencia de la mayoría de los conciertos que vi en mi vida de Bossacucanova, el de ayer fue completamente cubierto; y no por tratarse un local cerrado, sino por la cantidad de abrigos que traíamos todos encima. Fue muy extraño cantarle a los amaneceres cariocas con la garganta cubierta por una bufanda. Bailar desde el principio hizo que me fuera desprendiendo de cada una de las prendas que podía restar a mi atuendo sin causar desorden, con lo cual a la quinta canción, ya estaba en jeans y camiseta.
Al final del concierto miré a mi alrededor y comprobé que la mayor parte de la gente seguía aun muy vestida, con lo cual concluyo que a los porteños nos les da calor bailar....o no les gusta.

1 comentario:

maria dijo...

Qué lindo!!!
Y sí, a mi me dá mucho calor bailar. Será porque soy del litoral? Allí nacemos con la música carioca en la sangre.
Besos Tita!