sábado, 31 de octubre de 2009

Una mano en la cabeza.

Estaba sentada con la mirada fija en la pantalla de una compu cuando sentí una mano en la cabeza. Estaba en un ciber y mi cabello estaba demasiado apretado, tenía la sensación de que se me rasgaban los ojos, entonces decidí quitarme el palillo chino que se encarga de mantener el chongo en su sitio...lo saqué y me sentí liberada, moví la cabeza -juro que no lo hice con ninguna intención coqueta- me di un ligero masaje en la nuca, sacudí el cabello un par de veces con los dedos y en ese momento ¡sentí una mano en la cabeza! ¡acariciándome todo el pelo! miré hacia atrás imaginándo que alucinaba y me encontré con la cara de un chico que me dijo "lo siento, no lo pude evitar", él estaba en una silla sentado justo detrás de mi, mirando lo que hacía otro en su espacio de ciber-café.

No supe qué decir, sé de manoseos en el metro, pero jamás se me hubiera ocurrido uno en pelo. No supe cómo reaccionar, ¿debía gritar o protestar? El chico no lo negó y se quedo tan pancho después de haberme agredido, siguió sentado mirando lo que hacían otros.
Sentí miedo y la cara sin color, y el chico sólo repitió "lo siento, lo siento, no lo pude evitar", se levantó y salió del ciber.
Yo solo pude amarrarme el pelo con mi palito chino otra vez y volver la vista al ordenador.

2 comentarios:

Isela dijo...

Un machista diría: "Tú lo provocaste!". La feminista: "Le diste sus trompadas?!" Extraño, pero sirvió para postear

Angus dijo...

Me quedo sin saber que decir... tu post, es cuando menos... perturbador.