viernes, 9 de mayo de 2008

Bar "Rodnies"


Juan Villoro, Alberto Díaz, Elvio G. y Juan José Millás, en Bs As.

Al final sólo quedamos tres. La noche empezó muy divertida -alguien contó incluso que hubo mariachis para celebrar el día de México en la Feria del Libro. Después siguió la platica de Juan Villoro y Don Martín Caparrós sobre fútbol y literatura. Buena. No sé qué admiro más de Juan, si su prosa o su amenísima charla; divertida, interesante, precisa, ¡y hasta entonada!... cada vez que tiene a bien decir algo cuenta una historia, en definitiva nació para hacerlo, cuenta historias en cualquier formato.
Luego...la cena... una cenita de estas de parrillita-argentina, buena y tradicional; que remató con sus debidos y bebidos vinos, vinos y licores, licores de cortesía, infusiones y cafés. Al final de todo eso quedamos sólo tres.
Terminamos en un bar perdido cerca de un cementerio en Chacarita, no sé muy bien qué pinta ese bar ahí, todo alrededor es desolado (y no porque el bar esté rodeado de muertos) si no porque parece la nada, dentro sólo podía ver muros inmensos de frente; en el más alto alcancé a leer -después de las tres de la mañana- cuando una de las ventanas por fin se despejó una pintada que rezaba :" el Rodnies mata".

3 comentarios:

maria dijo...

Hola Tita! llego a este hermoso y cálido lugar por un comentario que has hecho en el mio. Conozco este sitio Rodnies, es casi de culto para algunas personas.
Muy lindo todo, volveré con más tiempo para leerte mejor.
Besos

Tita dijo...

Hola Maria, bienvenida...qué bueno que me dices esto, pensé que el Rudnies era producto de imaginación después de "una noche de estas"...´comprendo perfecto que sea casi de culto, la verdad es que me gustó mucho.

Darth Tater dijo...

Tita, qué envidia, la cena la compañía, el ambiente, Bs. As., que es mi segunda ciudad favorita, después de mi México, D.F.... qué rico, me has hecho recordar lo bien que hacen las sobremesas... Y qué maravilla, con Juan Villoro, tan talentoso y tan futbolero en una ciudad tan futbolera. También acabo de recordar una historia que leí de Juan y que me hizo reír hasta las lágrimas, con Kafka futbolista y no sé qué tantas cosas más.
En fin, un abrazo y por aquí seguiré pasando, me ha gustado tu blog.